Retazos de historia de Marbella
y otras reflexiones

miércoles, 7 de marzo de 2018

Y LLEGÓ EL TELÉGRAFO






Hay acontecimientos en la historia que suponen una mejora general en las condiciones de vida, en ocasiones se califican de revolución porque la transformación es tan significativa que se inicia una nueva etapa, en esta caso en la forma de comunicarse en la distancia, en la rapidez en la llegada de noticias y es que el telégrafo llegó para cambiar Marbella.

Marbella era una ciudad bastante aislada del resto de España, periférica, lejana a Málaga, con malos caminos, sin puerto, sin tren, con navegación de cabotaje y con unas sierras septentrionales que dificultaban el acceso desde el interior. Un panorama que ralentizaba el ritmo de la ciudad, que impidió un mayor desarrollo industrial y económico. Tanto es así que la aventura de desplazarse por la costa malagueña es destacada en crónicas de viajeros desde época andalusí.



El telégrafo de Morse se había extendido por Estados Unidos en la década de 1840, en España en 1854 Isabel II envió el primer telegrama eléctrico a Irún y pronto comenzó a extenderse la nueva red de comunicaciones por la península entre las principales capitales. Tal fue el éxito que las redes interprovinciales se desarrollaron rápidamente. Marbella en principio había sido excluida ya que la línea entre Málaga y San Roque se había planteado pasando por El Burgo, Ronda, Benadalid y Gaucín pero debido a las dificultades orográficas en 1863 se publicó el cambio de trazado y la convocatoria de pública subasta para su construcción por los 115 kilómetros de costa proyectando 15 puntos de apoyo o postes de pino por kilómetro y su correspondiente alambre de hierro galvanizado de zinc con un precio máximo total de 2657 reales por kilómetro.



Antonio Rodríguez Feijóo relata que en 1866 el Director General de Telégrafos propuso la instalación en Marbella de una estación telegráfica en concreto en la casa del entonces Alcalde Francisco Rosado y Campoy que creo estaba en calle Pedraza aunque no lo puedo afirmar con seguridad. Marbella, de recibir noticias con días, semanas y meses de retraso, podía, por primera vez, recibirlas en minutos.
Con el tiempo, la estación fue trasladada a la plaza de los Naranjos junto a la cárcel y en los años cincuenta del siglo XX a la calle Alonso de Bazán esquina con Finlandia.




El telégrafo junto a la carretera que comenzó a construirse en los mismos años trajo nuevas perspectivas a la ciudad, poco tiempo después se iniciaba la explotación de la magnetita por la Marbella Iron Ore que de nuevo, en este tiempo de transformaciones, iba a revolucionar la ciudad.

2 comentarios:

  1. Me parece que la oficina de Alonso de Bazán se inaugura entrados ya los sesenta. Quizás '62.
    Interesante por lo demás. Más de treinta años de mi vida me gané las habichuelas de telegrafista, cuando aún era una especialidad independiente del servicio de Corroes aunque más o menos bajo el mismo techo. ¿Qué me vas a contar a mí ) :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Tío Gus, es posible, desconozco la fecha exacta, pero si que el Ayuntamiento en 1946 cedió la parcela para su construcción.

    ResponderEliminar